Skip navigation

Hoy ha brillado el sol ya de mañana, caldeando mi sonrisa a través de la ventana abierta; acariciando mi piel con sus rayos fugaces mientras sentía sus guiños de luz en mi espalda.

Hoy el viento dejó paso a la luz, entre las nubes. En ellas me he pasado las horas rotas, navegando a la deriva entre el recuerdo del sofá y la cama; entre mi nuevo olor y el sopor que me acechaba.

Hoy, (¡ay!) hoy, no te esperaba, un lunes tan diferente; sin lluvias, ni truenos, sin prisas ni gente. Un día en el que triunfó la falta de cordura y la valentía. Un día… lleno de vida.

 

Anuncios

3 Comments

  1. Me encanta como escribes Esther! es brutal,… hace mucho que no te leía…, tengo un nudo en el estomago ahora…! 👏🏼👏🏼👏🏼

    • Muchas gracias Daniel, ni siquiera sabía que me habías leído alguna vez.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: