Skip navigation

¿Y si el mundo se acaba y me encuentra estudiando, con la cabeza escondida entre los libros? ¿Y si el tiempo se termina, y en vez de jugar al sol quise ver un arco iris y, cuando lo vi: llovía?

¿Cómo ignorar la distancia que hay de tu boca a la mía?

Déjame dormir solo un instante, para completar el sueño que duerme junto a mi almohada; que comenzó al conocerte y que nunca acaba. Déjame soñar con nuestras bocas, que a susurros comparten el aliento, sin el valiente atrevimiento de avanzar hasta chocarse. Sueño despierta, dormida, con encontrar la salida que despoje de congojas el alma y el pensamiento.

Déjame mirar tus labios, y acercarlos a los míos; que la gravedad olvide que nunca podré sentirlos.

Acércate lentamente, que este corazón latente se desboque y se despierte.

Mira, toca, roza, besa; que nuestras almas se fundan al compás de la certeza de saber que no es posible evitar lo inevitable, o ignorar estas señales que me acercan locamente a tus besos indecentes que prohibidos me esperaban y, junto al dolor consciente, del error, ser consecuente. Y sentir, lengua con lengua, suspiro contra suspiro, intercambios de pasiones que en mi sueño se perdieron. Y, al alba, junto a mi despiertos, se acurrucan los recuerdos de aquel beso que no ocurrió mas que en sueños.

¿Y si el mundo se acaba y me encuentra estudiando, con la cabeza escondida entre los libros? ¿Y si el tiempo se termina y me perdí todos los besos que tú y yo nunca nos dimos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: