Skip navigation

Monthly Archives: abril 2017

Es cuando la luz se marcha, cuando vienen los fantasmas a buscarme; aquellos que sigilosos dormían y que ahora asoman tan sólo para atormentarme. Es cuando la luz se apaga, cuando más pesa mi agonía; la que me enseña con imágenes cada vez más nítidas que llega una oscura noche, detrás de este largo día.

Vacío, por favor, desaparece… que no sé si quiero perderme, o perderte.

Invierno, por favor, vete… que asomas entre mis lágrimas y no sé si quiero verte.

Es cuando el silencio acecha, cuando la verdad llama a mi puerta; aquella que se escondía bajo mi más pura condescendencia. Es cuando el silencio llega, cuando más claras se escuchan las voces de mi conciencia, que ignoran que con cada letra van dictando su sentencia.

Corazón, apágate… que mientras nubles mi mente no sé si quiero querer.

Memoria, por favor, olvida… que los recuerdos nunca impidan romper con la congoja que me atrapa, que me ahoga, que me asfixia, que me amarga, que me desconsuela y que me impide la vida.

Es cuando la luz se apaga, cuando se queman los puentes. Es cuando llegan los miedos; cuando mis sueños… se duermen.

Anuncios