Skip navigation

Desperté temprano, echándote en falta; en uno de esos días en los que el viento me llama a través de las persianas cerradas susurrando que el día asoma tímido por la ventana y que viene cargado del invierno que tanto nos gusta.

Esperé tu llegada, como quien espera la mañana de Reyes, con la ilusión de perderme entre tus brazos y sentirme en casa.

Todos me dicen que el enamoramiento se pasa, que el amor se acaba; pero yo, tras casi media vida no conozco todavía la desidia, y te sigo queriendo, no como siempre, ni más ni menos: diferente.

Te quiero porque quiero quererte, desde la independencia, desde la madurez que me ha aportado la vida. No quiero un amor necesitado, ni indivisible. Quiero seguir formando parte de un sueño que voluntariamente se lanza a la locura. No quiero hacerte falta, ser necesaria. No quiero frases absurdas, las que escupen los poetas diciendo que sin ti la vida no tiene sentido, pues busco que aún con una vida plena decidas que es tan grata mi compañía que quieres caminar a mi lado el resto de tus días. Quiero quererte, no por imposiciones románticas ni por el pulso de un corazón que me obligue a sentirme sometida al influjo de tu sombra; quiero perderme en el bosque para ver asomar el sol entre los árboles y disfrutarlo aunque no estés conmigo, y volver a casa deseando contarte este amanecer tal y como  ha sido.

Quiero que entre los dos, sumemos tres vidas; la nuestra, la tuya, la mía. Quiero tener amigos propios, experiencias únicas que contarte, guardar un rincón en mi mente que no conozca nadie. Nadar en la certeza,  saber que podemos  flirtear con desconocidos sin perder nuestra confianza, tener tu boca a un suspiro de distancia y no poder evitar besarla.

Quiero un amor libre, que las ataduras con el tiempo siempre rozan. Un amor que no apriete, porque al final ahoga. Un amor loco, intenso, como es el nuestro; lleno de carcajadas, de pasión, de desacuerdos. Te quiero a mi lado, voluntario, sincero; en esta vida edificada a base de presentes y de vivencias y de incoherencias y de recuerdos.

Anuncios

2 Comments

  1. Reblogueó esto en Algunos trozos de miy comentado:
    Esta es la razón que hace exacta la ciencia de escribir.
    Porque ni sobra, ni falta, una sola de tus palabras.

    Suscribo cada uno de tus espacios, puntos y comas; y el orden de cada uno de ellos. Consigues explicar como si fuera fácil los principios mas sinceros


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: