Skip navigation

Soñaré que duermes a mi lado, ya que las noches se vuelven largas con tu ausencia, y la inquietud pone en alerta todos mis sentidos, que fehacientemente saben que nunca realmente has estado aquí conmigo. Haré oídos sordos a sus advertencias y seguiré dormida, pues siento cómo respiras en mi nuca, y cómo te enrollas en las cálidas sábanas dejando al descubierto mi cuerpo desnudo que sin pereza ninguna despierta junto al tuyo… Solo que en verdad ni duerme, ni despierta.

Qué irónico el destino, que vino a sacarme de mi vida dorada para clavarme un afilado puñal de indiferencia… Acaso la realidad no exista y el dolor se desvanezca cuando la quimera se funda bajo la luz del sol y se haga de día.

Distinguir lo real de fantasía, más ¿cómo? Si cada instante no sabré si vivo, o sueño. ¡Maldito arcoiris de inventos, que conviertes en inciertos cada uno de mis días!

La imaginación no es suficiente, pues lo que nació preciso y conveniente, se convirtió en un gigante desbocado que me envuelve ardiente y entregado al engaño más sincero, el de contarme una verdad que yo no quiero.

¡Ay!, noche de caos y de locura, sólo escribo sinsentidos consentidos, pues liberé ante un papel todo mi cuerpo y mi mente, y al ser palabras prohibidas taché en verde tantas de las frases que daban sentido a lo que no quiero compartir que, precisamente,  sólo salvaron estos retazos inconexos mecanografiados bajo mi censura en esta dimensión tan diferente de la que hasta ahora conocí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: