Skip navigation

La noche hoy está callada,

y su atronador silencio me desvela.

Quién quisiera, quién pudiera

dormir bajo la bóveda estrellada

y no entre estas sábanas de seda.

La luna hoy no se equivoca,

y su cuarto creciente ya deslumbra.

Quién osara, quién consiguiera

robar la luz que refleja su boca

y devolver a las sombras su penumbra.

La Tierra hoy gira calmada,

y su bamboleo absurdo me acompaña.

Quién viniese, quién se uniera

a intercambiar mi cómoda almohada

por el frío acogedor de una montaña.

Si el sueño fuera profundo,

y de oscuro mi ventana se vistiera,

¿quién cambiaría su destino,

deambulando junto a mi cual vagabundo

como si el mañana no existiera?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: