Skip navigation

Algunos días me despierto viendo el mundo exclusivamente en color gris.

Algunos de esos días tropiezo con alguien que me habla, me mira a los ojos, me sonríe, y me devuelve todos los colores que perdí.

Algunos días, por un ínfimo momento soy consciente de lo inconveniente que es tener una imaginación que nunca se para, que siempre está en marcha, que raya lo absurdo, que jamás se acaba, que es tan vívida que se entrelaza con la realidad y me confunde, y me acapara; me dice ¡libre! y me deja atada. Me enloquece un día tras otro, hasta que se apaga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: