Skip navigation

“Hay instintos para todos los encuentros de la vida”. La frase no es mía, más me gustaría, pero leyendo Los miserables, se encontró conmigo como si nos hubiéramos estado buscando; y una vez hecho el reencuentro, seguro que ya no se me olvida.

¿Cuántas veces seguimos nuestro instinto, cuántas lo frenamos? ¿Cuántas veces lo dejamos aparcado? Yo en rara ocasión al conocer a una persona no he sabido con seguridad lo que mi futuro con ella me deparaba. Pero ¿cuántas veces te has cruzado con alguien y has seguido tu camino desoyendo tus instintos que susurran en tu oído que no dejes escapar a quien sin decir nada tanto te ha dicho?

Encuentros de autobús, de semáforos, de salas de espera, de filas, de hospitales. Encuentros de ascensor, de supermercado, de otros lugares. Encuentros de trabajo, choques con (des)conocidos, encuentros que no avisan, desencuentros de la vida. Miradas que sin palabras a todo tu instinto gritan. Amigos que no tendremos, pasiones en las que nunca caeremos, amores que sin saberlo ambos perderemos. No hay instinto equivocado, sólo hay pánico o desidia. Por qué bajar la cabeza si toda tu intuición lo que pide es compartir mil ilusiones, mil palabras, o una sola sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: