Skip navigation

Monthly Archives: diciembre 2015

    Último día del año. Última tarde, última cena, últimas risas, y última lista de propósitos para el año que viene. Yo para mi sólo tengo uno, y además, lo recomiendo. Es el mismo de cada año: Vivir el 2.016 sintiendo la vida con la intensidad de un niño.

    Pienso reír a carcajadas hasta que se quejen mis entrañas. Comer chocolate y pizza hasta que me duela el estómago. Llorar a lágrima viva, con hipos y sollozos, sin reprimirme ni un ápice en el proceso. Subir montañas, pequeñitas, que ya mi imaginación se encargará de convertirlas en desafíos gigantes. Pisar charcos, de agua, y de barro, y mojarme bajo una torrencial lluvia. Me tiraré a la piscina sin saber si estará fría; lanzaré el balón una y otra vez hasta conseguir meterlo en la canasta; y saltaré de alegría como si esos dos puntos me hubieran dado la victoria de mi vida. Abrazaré a mi familia hasta quedar sin oxígeno, y les besaré sin mesura. Tomaré mil decisiones con la insensatez de no pensarlas, y después me pegaré cabezazos contra la pared cada vez que me equivoque; literalmente. Gritaré de rabia cuando las cosas no salgan, garabatearé los márgenes de los cuadernos y de las agendas, pintaré en la pizzarra con tizas de colores, y gritaré bien fuerte cuando me dé la gana, sin vergüenza alguna. Me enfrentaré a mis miedos, espada láser en mano, o en mente. Cantaré en la ducha, y pondré la música muy alta, para dejar de oírme. Bailaré contigo, aunque sea en mis sueños; y juraré que “no eres mi amigo” porque ya hace días que no hacemos el esfuerzo de tomarnos un momento para contarnos nuestro montón de “nadas”, aunque después se me olvide que ya has dejado de serlo. Correré hasta reventar, sin medida alguna; y me esconderé bajo el edredón cuando los miedos me acechen. Disfrutaré un montón de tardes de palomitas, tele y manta, y me quemaré con el chocolate a la taza por impaciente. Amaré con el corazón entero, con la locura del inconsciente, con una fuerza inconmensurable, y viviré cada día en mi reino de fantasía. No quiero saber si vivo, o sueño. Quiero. Y puedo.

Anuncios