Skip navigation

Sé desde dónde has venido, y mentiría si presumo de desconocer tu origen. Te siento llegar y colarte por entre los resquicios que inevitablemente existen. Por favor, desaparece, sensación aterradora y errante, que va y viene, está y se mueve, crece, se evapora, y después vuelve.

Razón, vuelve a mi cabeza, que mi corazón descompasado te ha perdido, y perdido permanece entre la angustia y la agonía que me atenaza de noche y me acompaña de forma desmedida.

Juicio, ven, que te he extraviado, y a pasos desorientados busco la vuelta al camino que antes de ayer dejé a un lado.

Miedo, marcha, te suplico, que el vértigo es ser cobarde y es valentía lo que yo ahora necesito.

Sombras, malas compañeras, huid lejos de mis entrañas. A Dios pido que si existe me acune y me aporte calma, pues no hay sosiego  ninguno que logre apagar mi alarma; y el alma que llevo dentro es de tal gran importancia, que gritando en el silencio ruego al cielo, que tranquilidad me traiga.

Vuela, vuela entre la noche, parte para siempre de esta casa. Desaparece y no vuelvas, vete, escapa, corre, marcha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: