Skip navigation

Y en ocasiones como esta, desaparecen las buenas intenciones, porque otra prioridad se cuela en nuestro día a día. Se tornan triviales las cosas que antes parecían importantes, y tan sólo la sonrisa que se dibuja en este cercano futuro está presente. Son tantas las horas que paso entre las nubes que el suelo se me antoja muy lejano, y navego en mar abierto bajo olas de siete metros con un barco que apenas sabe mantener el equilibrio ni volver a puerto.

Sangre derramada que me adormece, me arropa el sopor cruel con cada paso y ni siquiera entre las sábanas puedo calmarlo. Apenas unas horas de lucidez al día, el resto son borrosas imágenes del camino que recorrí  siguiendo el reloj del destino. Ríndete hoy a la luz de la mañana, porque aún por unos instantes te permites vagar con la cabeza bien alta, y no pienses en cómo azotará la tarde tu cuerpo y tu alma.

Y al pasear entre tus sueños y observar que nada falta, recuerda que cuando un deseo al fin se cumple, tu vida cambia.

Anuncios

One Comment

  1. Increible, guapa. Es una maravilla leerte, además de cada imagen que cuentas parece que uno lo esté viviendo.
    Un besazo y cuidate mucho.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: