Skip navigation

Monthly Archives: febrero 2010

Y en ocasiones como esta, desaparecen las buenas intenciones, porque otra prioridad se cuela en nuestro día a día. Se tornan triviales las cosas que antes parecían importantes, y tan sólo la sonrisa que se dibuja en este cercano futuro está presente. Son tantas las horas que paso entre las nubes que el suelo se me antoja muy lejano, y navego en mar abierto bajo olas de siete metros con un barco que apenas sabe mantener el equilibrio ni volver a puerto.

Sangre derramada que me adormece, me arropa el sopor cruel con cada paso y ni siquiera entre las sábanas puedo calmarlo. Apenas unas horas de lucidez al día, el resto son borrosas imágenes del camino que recorrí  siguiendo el reloj del destino. Ríndete hoy a la luz de la mañana, porque aún por unos instantes te permites vagar con la cabeza bien alta, y no pienses en cómo azotará la tarde tu cuerpo y tu alma.

Y al pasear entre tus sueños y observar que nada falta, recuerda que cuando un deseo al fin se cumple, tu vida cambia.

Anuncios