Skip navigation

Durmió durante más de diez horas, y perdió un bostezo entre las sábanas al escuchar el sonido del inquietante silencio típico del despertar en las mañanas de los días de fiesta. Recordó sin esfuerzo su invernal sueño, y pensó que con dos grados bajo cero, nada es más apetecible que bailar bajo la nieve sobre un manto de hierba escarchada, dejando que los copos acaricien tu rostro y se deshagan inevitablemente al contacto con la piel.

Siguió soñando despierta, con su taza de café entre las manos, y tras invertir diez minutos en una ducha muy caliente, conjuntó sus pantalones de pana y sus botas de agua, con un jersey de cuello alto, una sudadera adidas y la cazadora roja que aunque ya está algo gastada, sigue siendo una de sus prendas favoritas. Salió del portal enfundándose los guantes, con la sonrisa puesta bajo una larga bufanda y escondiendo sus orejas con su gorro de lana deshilachada, con una borla en la punta que la hacía parecer más alta…

…y miró al cielo.

Y su alegría se desvaneció al momento.

Y el sol, que no entiende de deseos, brillaba allí en lo más alto, de aquel caluroso quince de agosto.

Anuncios

3 Comments

  1. Magnífico final. Todo cambia en dos líneas.
    Un cordial saludo.

    • Muchas gracias Luis por pasarte a leerme y comentar. Un saludo.

  2. Estimada Esther:
    Cuando puedas envíame un correo, me gustaría comentarte algo.
    Un cordial saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: