Skip navigation

Aún no me he despedido, y ya estoy echando de menos eso que algunos llaman la inmensa nube negra que es Madrid. Mi Madrid. Mi Madrid de prestado, se entiende, porque tras 28 años de ausencia no creo sensato reclamar derecho ni propiedad  alguna, ni siquiera en un sentido alegórico de la palabra, y consciente soy aunque me pese, que seis o siete días al año no bastan para mantener los privilegios de patrón y dueño que fugazmente me pertenecieron cuando nací aquí.

Madrid no es sólo estar, hay que sentirlo, inspirar la libertad que se respira, mirar a tu alrededor y ver que no eres más que uno de los eslabones de la cadena de historias que surgen en esta ciudad que me mata, que nunca duerme, que con su embrujo te atrapa y te guía entre sus calles sin dejarte perder tu camino.

He desgastado suela durante horas, marcando a mi paso las huellas que me han llevado sin descanso una y otra vez de Goya a Sol. Tantas idas y venidas no han hecho más que reafirmar mi teoría de que el Madrid subterráneo es para cobardes o para vivir con prisas, que las aceras están puestas para emplearlas, y deslucir baldosas es la única manera de respirar el aire que sopla sin sentirse, y que sabe diferente en cada esquina, sabe a poder en Serrano, a paz en el Retiro, a sonrisa y música en Fuencarral.  Y sí, también sabe a gris en Recoletos, a multitud en Gran Vía y a gasolina quemada en Alcalá y Atocha, pero merece la pena conjugar la melodía, que se escucha a cada paso nuevo que das por la ciudad.

Lo peor, la vuelta… el despedir los neones sin sentir nostalgia, el decir un hasta luego a los teatros en los que reído y llorado sin reserva alguna, el pensar un ojalá para los que por falta de tiempo me perdí, (quién sabe si a mi vuelta seguirán en cartel), y el volver a una ciudad que se cree adulta, y a la que sus habitantes no quieren ver crecer.

Y ya sin más, tendré que bajar a tus entrañas para en tu metro llegar a mi tren… adios una vez más, Madrid. Me marcho a casa, pensaré en ti… Volveré a ti.

Anuncios

2 Comments

  1. No siempre iba a estar de acuerdo contigo, y ésta es una muy importante ocasión.
    Para mí, y para gustos los colores (vamos, que hablando siempre desde el respeto mutuo), Madrid se puede quedar donde está, bien lejos.
    No me gusta para nada. Ciudad pensada para coches, en detrimento de bicicletas e incluso peatones. No en vano, año tras año no dejan de aparecer noticias sobre los peligrosos niveles de partículas en suspensión (humo y demás) y las muertes provocadas por las mismas.
    De ahí que cuando hablas de “respirar el aire” de tal ciudad, quiero entender (¡espero!) que lo haces desde un nivel sentimental y nostálgico.
    Todo por no hablar de la contaminación acústica asociada.

    Pero insisto: Madrid será muy bonito, pero lo sería mucho más sin tanto, tantísimo motor.

    Un saludo y siempre es un placer pasarme por aquí y leerte. Incluso los días que me levanto beligerante :)

  2. Bueno, para mi Madrid sin sus coches, sus sonidos (para ti ruidos) y su ambiente (para ti contaminación), no sería mi apreciado Madrid :)Por cierto, es la mejor ciudad que conozco para pasear, así que en detrimento de peatones va a ser que no jejeje

    Y citando una de mis partes preferidas de una gran obra musical… “En vez de pastos había bares, y conciertos, en vez de campesinos, fotógrafos y cineastas, y en vez de silencio, había música…”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: