Skip navigation

Cuando termino un libro, siempre pienso en cómo me he imaginado los personajes, las situaciones, los gestos, las miradas, y me asaltan dudas sobre cómo lo imaginarán los demás. Esto normalmente queda aclarado cuando del libro hacen la película, y la mayoría de las veces, me asombro de la imaginación tan privilegiada que tengo, ya que exceptuando unas pocas ocasiones, me decepcionan las imágenes que veo en la pantalla gigante, recordando con nostalgia las que yo imaginé al navegar entusiasmada por las páginas de la historia.

El otro día, en los trailers de una poco recomendable película que fuimos a ver en un cine de Cádiz, ví que uno de mis libros favoritos se ha reconvertido en película, y en los pocos segundos en los que pude observar el anuncio, las imágenes superaban con creces todo lo que yo al leerlo pude recrear en mi cabeza. Tal vez por eso, mientras me mantengo a la espera del estreno que no llegará hasta diciembre, esta misma tarde me he comprado la segunda parte y la tercera, a falta de comprar la cuarta para completar la saga. Y es que, aunque seguramente la película finalmente se quede “corta”, poco importa, porque la historia, continúa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: