Skip navigation

Pasé página tras página, y no paré ni un segundo para mirar atrás, las letras se consumieron bajo mi atenta mirada, y la historia poco a poco cobró vida entre mis manos. Crecí con cada palabra, con cada línea perfectamente medida, y fui adentrándome en cada capítulo como si no existiese más mundo que el que tenía ante mis ojos.

Cerca, se escucha el zumbido ininterrumpido de la vida que me rodea, y el silencio que tan sólo se rompe con el ligero aleteo de las páginas al pasar de una a otra. Uno tras otro, libro tan libro, he consumido mis días devorando vorazmente todo lo que encontraba a mi alcance, sumergiéndome en los más fabulosos relatos que me han acompañado en todo momento.

Cinco, seis, siete, quizá ocho, no se donde estará el fin de esta aventura literaria, pero presiento cuánto la voy a echar de menos cuando el reloj se me eche encima, y me reencuentre con el libro que se quedó a medias, lamentablemente olvidado junto a mi cama en la mesilla, y con sus grandes letras serias me mire con reproche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: