Skip navigation

Te miro a través de mi cámara, y me deslumbras, tan alto, tan desafiante, tan cegador… así que me siento a observarte con los ojos entrecerrados, mientras tu furia transforma el azul en amarillo, y tú te bañas entre colores rojos y naranjas mientras intentas esconderte bajo el horizonte. Bajas la mirada, y acaricias el agua, que se tiñe de arco-iris mientras alivia tu calor sofocante, y un escalofrío recorre mi espalda mientras te hundes en el océano. Tan sólo se escucha el entrechocar de las olas contra las rocas, y el sonido de cada fotografía que inmortaliza tus reflejos dorados. Y desapareces, y se va fundiendo el color del cielo, hasta convertirse en un añil extraño, casi morado, casi negro. Y la oscuridad me envuelve mientras el silbido del ocaso desaparece, y dejas paso a la luna, que aguardaba paciente para poder volver a pasearse, y convertirse en la reina de la noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: