Skip navigation

Son más de las doce… pasan por poco. En este preciso instante, estoy al volante de mi Peugeot 206, con el aire acondicionado encendido, pero con las rejillas del lado del conductor cerradas. Todavía nos quedan muchas horas de viaje, y mis cien canciones preferidas en este momento me acompañan.

Carlos va a mi lado, todavía anda inquieto y no para de moverse, pero sé que en breves dormitará sobre el reposacabezas. Quizá si se ve la luna, se mantenga despierto para seguirla con la mirada, hasta que la pierda en el horizonte y se abandone al sueño. Casi no hay tráfico, tan sólo algunas luces fugaces nos adelantan sin casi darnos tiempo a distinguirlas.

Y con cada kilómetro recorrido, me alejo más de vosotros, y pienso que hasta en cada puesta de sol os echaré de menos. No es fácil despedirse, aunque sea por unos días, de esta ventana a mi mundo en la que he invertido mi tiempo, mi alma, mi vida… Pero inevitablemente, con cada giro de volante, recuerdo que atrás va quedando el asfalto que me transporta hacia el océano, y las ansias por llegar pueden más que la nostalgia por haberme marchado. Y voy despejando la mente mientras recuerdo que me esperan varias semanas de ensueño, y que durante mis merecidas vacaciones, podré respirar con calma el sabor de la libertad.

He dejado una entrada programada, porque hay instantes que deben ser recordados en su debida fecha. Así que salvo esa excepción…

.Nos vemos a la vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: