Skip navigation

Te veo desaparecer por la escalera, y cierro la puerta, que pesa más que habitualmente. Te marchas, y a mi vida llega la noche. Recuerdo tu mirada, tu sonrisa, y tu voz diciendo adios, y voy contando las horas que faltan para que me despiertes con un beso cuando llegue el alba.

La casa está tan sóla cuando tú no estás en ella… y yo me siento poca cosa para tanto espacio, y me acurruco en un rincón del sofá, guardando tu sitio como si fueras a ocuparlo en un momento. Sé que volverás mañana, y que dentro de unos días cada segundo será nuestro, y estaremos siempre juntos. Sé que te duele cada noche, y a mi me duele cada minuto que pasas lejos de mi en el infierno, siento en mi cuerpo el calor que te rodea y me quema intensamente, y con calma espero pacientemente el día en que no sea necesario tanto esfuerzo, y por fin podamos vivir sintiendo tan sólo el frío.

Ha pasado un sólo instante y se me ha hecho eterno. No se si aguantaré las horas restantes, el tiempo pasa tan lento cuando no estás a mi lado… te busco en cada habitación, pero ni escucho tu teclear pausado, ni te escucho alzar la voz llamándome para que me acerque a ti. Observo con cuidado tus fotografías, y siento que estás un poco más cerca; pero hoy nadie se acercará a arroparme, ni me rozará los labios para desearme un buen descanso. Tal vez por eso, el sueño no me alcanza, y silencioso ronda por la casa mientras te espero…

Pero no quiero acostumbrarme, ni dejar de sentir este miedo que me envuelve cuando tienes que marcharte. Prefiero abrazar la almohada, soñando que estás conmigo. Prefiero cuando no estás sentir este vacío. Prefiero cada mañana despertarme con tus besos, y sentir cómo mi corazón recupera su ritmo cuando te acercas. Quiero saber que me faltas, cuando no estás a mi lado. Quiero seguir sintiendo mi alma vibrar cuando me miras… quiero sentirte aqui siempre, esperando impaciente tu regreso día tras día.

Anuncios

5 Comments

  1. A veces, solo a veces, se consiue recoger en la almohada ese aroma, esa esencia que sumada a la certeza de que al día siguiente estará a tu lado, consigue embalsamar tu desesperación, calmar la angustia, a pesar de que siempre sabrás que no es lo mismo.

    Un fuerte abrazo.

  2. Si no fuera por lo triste que es diría que es bonito.
    En el fondo es bonito que te sientas así, sobre todo porque en el fondo es algo pasajero que va y viene, no como esa persona a la que guardas un sitio en el sillón, la persona que sientes a tu lado, la persona que siempre va a estar a tu lado.
    Un besico

  3. Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios, realmente esos momentos son tristes, y entra el bajón… pero cuando vuelve por la mañana es tan genial la sensación (aún medio dormida) que merece la pena la espera.

    Y bueno… gracias por estar siempre ahí :)

  4. Bonitas palabras, me gusta como escribes, sigue así, hoy es la ultima noche ya.

  5. Gracias cariño por comentar… y por todo en general. Espero pasar el resto de mis noches contigo. :*
    (“Naaaaaaais”) ;)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: