Skip navigation

Tenemos vidas imperfectas, que acomodadas al día a día le han pintado una sonrisa a la rutina, haciendo que cada mañana todo parezca diferente. Dormimos, madrugamos, y salimos a la calle bajo el sol, bajo la lluvia, o cediendo nuestro espacio al viento mientras nos dirigimos como siempre al mismo lugar. Y entre una luna y la siguiente, nos conformamos tan sólo con esos pequeños momentos de plena felicidad que nos hacen creer que no existe nada en el mundo mejor que lo que ya tenemos.

Y entonces, en un rato de calma, escuchas en palabras de un desconocido, una idea que tú nunca imaginaste, y la Tierra se detiene causándote un extraño mareo que jamás habías sentido. Algo te hace creer que no le faltan razones, mientras que a ti te sobran los motivos para pensar que quizá no se equivoca. Y un terremoto remueve todo lo que hasta ahora creías cierto, la sombra de la duda acecha como un fantasma que se acerca sigiloso y te abraza por la espalda, y decides cerrar los ojos, y por una vez, permitir que el universo siga su camino, y que todas aquellas cosas que jamás imaginamos, burlen las razones de la lógica, para poder transformarse en nuestra nueva ilusión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: