Skip navigation

Ya no existen los poemas que quedan desdibujados en mi memoria, aunque todavía si me esfuerzo puedo recordar los trazos de tinta negra sobre la cuadrícula celeste que acunaba cada verso, la firma siempre paciente con un trazo discontínuo que triste anuncia el final de las emociones que con cada línea escrita procuraba transmitir. Cada palabra, cada letra, cada punto y cada coma, formaron parte de mi como lo hicieron también todos y cada uno de los sentimientos que me impulsaban a escribir.

Ha pasado mucho tiempo desde aquellos años en que no existían nada más que ilusiones, y fantasías, que esperaban adormecidas junto a la impaciencia que me invadía al pensar si el teléfono sonaría al día siguiente, si tu voz me daría los buenos días, si sentirías a mi lado lo mismo que yo sentía, y si al leerme en la calma de la noche, llegarías a comprender, que no son rimas al azar lo que mis manos escriben, y que la parte más profunda de mi alma te dí con cada verso… pero tú nunca supiste entenderlo, ni quisiste hacerlo. Yo tan lejos te sentía cuando estabas a mi lado, que jamás quise explicarlo.

Anuncios

One Comment

  1. Llevo días sin comentar, y la verdad, me gusta lo que leo, pero no sé qué podría añadir. ;-)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: