Skip navigation

Sensiblemente insensible, con el corazón de vidrio infranqueable que se rompe cada vez que escucho “My Inmortal” de Evanescence y unas cien canciones más, fría como el frío acero que sometido a altas temperaturas quema, frágil como el hielo que al calor se funde y se evapora, dura como una piedra que se rompe al caer al suelo. Soñadora sin remedio, se que el mundo es mío y que tú no, seguramente insegura, y avanzo con firmes pasos para que nadie lo advierta, tremendamente egoista, pero siempre estaré a tu lado incluso antes de que me necesites, altamente independiente, pero siempre rodeada de las pocas personas que importan.

Con un gran poder de regeneración, rápidamente consigo reponerme de los golpes, aunque puedo pasarme días enteros hundida en lo más profundo deseando no restaurar mi estado de eterna energía positiva. Indecisa por naturaleza, de opinión cambiante y decisiones rápidas, puedo cambiar de idea diez veces en una hora, pero una vez resuelto el enigma olvido que había más donde elegir, y SIEMPRE escojo la opción correcta.

Siempre entusiasmada, siempre iniciando nuevos proyectos que nunca termino, siempre intentando transmitir fuerza a los que la necesitan, siempre intentando buscar el lado bueno de las cosas. Calculadora, indiferente, mi mundo empieza en mi cabeza, termina junto a ti y el resto poco me importa, amante del arte, y de la música, pero me cuesta distinguir un Van Gogh de un Goya, y una sinfonía de otra. Lectora empedernida, devoro las páginas de cualquier libro a velocidad vertiginosa, pero a la semana siguiente he olvidado hasta el nombre de su autor. Poeta, fotógrafa, escritora, siempre a medio gas, despistada, y siempre atenta a mis despistes, perezosa en gran medida, aunque últimamente, me falta tiempo para practicar qué se siente al no tener nada que hacer. Muy inconstante e inestable, pero me mantengo invariable por elección propia.

Así, y de mil formas más, soy yo.

Así Soy Yo (II)

Anuncios

One Comment

  1. Por todo lo que llevo leído, al menos puedo asegurar q NO puedes ser “sensiblemente insensible”.

    Un saludo


One Trackback/Pingback

  1. […] Así era yo (Parte 1)      Así era yo (Parte 2) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: