Skip navigation

Hoy los segundos, se arrastran con desgana sobre la superficie de la mesa, haciendo que cada instante que pasa se eternice. El aire que entra desde la ventana abierta hace volar las hojas a cámara lenta, desordenando todavía más el caótico mundo en que me encuentro; y es que hoy, el tiempo, se ha detenido, y por más que busco la manera de volver a ponerlo en marcha, no lo consigo.

Las horas son inmortales, cuando permaneces a la espera, y las saetas del reloj se burlan fácilmente de tu impaciencia. Todo da vueltas, desde mi silla giratoria, y el ansia por conseguir encontrarte me desarma. El espacio se ha parado, pero el corazón late más y más deprisa, y mis pensamientos vuelan lejos, cada vez más alto, desafiando gravemente la ley de la gravedad. Y llega el mareo, el vértigo de esperar desesperarte, la esperanza de esperar que tú me esperes, el sueño irreal que morirá en mis noches y que el viento se encargará de llevar lejos… y tal vez, cuando sientas la brisa acariciarte, comprenderás que formabas parte de mis ilusiones, y que los deseos, pueden conseguir que el tiempo se detenga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: