Skip navigation

Eres la calma que sobra, cuando a mi me falta, eres la luz que ilumina mi camino cuando todo se apaga, el único que es capaz de hacerme sonreir cuando a mi se me olvida que puedo hacerlo. Yo soy noche, tú eres día, yo la muerte, tú la vida. Eres quien mejor me conoce, aunque a veces no te des cuenta. Eres el calor del sol, yo madrugada de invierno, soy el eco de la lluvia cuando toca el suelo. Tú un amanecer tranquilo, yo el reflejo de la luna. Soy una tormenta eléctrica que hasta a mi me asusta. Yo la furia, tú la risa, yo el mordisco, tú, caricia, yo el ruido, tú el silencio que necesito día a día. Yo soy libertad extrema, tú los brazos que me protegen del mal. Yo, un huracán imparable… tú mi brisa.

Anuncios

One Comment

  1. Preciosas palabras, hermosos sentimientos. Complementarios, y por lo tanto, necesarios.

    Besicos para los dos!.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: