Skip navigation

Existe una línea muy fina que separa la vida de la muerte, la amistad de los celos, el amor del odio, a veces nos pasamos el tiempo intentando no cruzar los extremos que nos llevarán de uno al otro lado, pero invariablemente, nos guste o no, procuramos apurar siempre al límite en un último esfuerzo por conseguir algo extraordinario. Podemos intentar bajar la intensidad, dejar de vivir al máximo, reducir nuestras expectativas y no dejarnos llevar por los momentos que se nos ponen delante, pero qué tipo de vida sería esa en la que hay que estar siempre alerta, siempre con cautela, siempre evitando los momentos difíciles en un intento mediocre de mantener tranquila nuestra existencia.

Los mejores instantes de tu vida son los que no son planeados, en los que tan sólo los hechos te guían y te llevan a estar, decir, decidir, o hacer cosas de improviso, momentos en los que te dejas llevar por el universo, y por una milésima de segundo olvidas que el resto del mundo tal vez puede no entenderte, y que no importa quien quiera hacerlo. Por eso, desde la cuerda floja entre la verdad y la mentira, a veces me pregunto. ¿Es realmente posible poner fronterass?

Anuncios

One Comment

  1. ¡Y cuánta razón tienes! (añadiría un “hija mía” aquí, pero no sé cómo te lo tomarás ;P )


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: