Skip navigation

Hoy le guiñé un ojo a la luna, porque te vi reflejado en ella. Bebo de la noche como si un licor caro se tratara, fantaseando con el día en que pueda dormir tan sólo iluminada con su reflejo, soñando viajar tan lejos, a un lugar donde tan sólo el sonido de tu aliento me acompañe, donde el cielo nos cubra por completo, observar a las estrellas hasta que amanezca, y descubrir a tu lado la primera luz del día mientras tus brazos me protegen del frío seco del otoño, y las hojas nos envuelven cuando el viento las arrastra, y nos recuerdan que estamos solos en un universo que se creó para nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: