Skip navigation

Sábado, demasiado pronto para estar despierta, con resaca televisiva, con hambre de lobo y con 200 gramos más que ayer.

Anoche me costó dormirme, odio dormir sola, y cuando él no está la cama es tan grande y tan fría que decidí quedarme en el sofá. Mala decisión, porque me he despertado de madrugada, muerta de frío, acurrucada de mala manera, con dolor de cabeza y con la tele puesta. No entiendo cómo hay personas que pueden ver la televisión a las cuatro de la mañana, es como estar en una secta, pero gratis. Aunque lo de gratis realmente es mentira, porque en veinte minutos ya estaba absolutamente convencida de necesitar un aparato para los abdominales, un robot multiusos de cocina, y una escoba de esas que lo recogen todo (más o menos como el resto de las escobas del mundo). Menos mal, que ya con el teléfono en la mano he tenido un momento de lucidez, y he recordado que no he hecho abdominales en mi vida (así me va) y no me gusta cocinar, así que me he despedido de la teletienda, me he tirado del sillón, me he arrastrado hasta la cama, y creo que he estado dando vueltas hasta que me he dormido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: